adolescente, aumento grasa corporal, embarazo, grasa, menopausia, mujer, salud, tips -

MUJER, ¿Sabes por qué tu cuerpo aumenta su grasa?

Bueno, aunque algunas ya las conocerás, quizá te sorprendas con algunas de las causas.

Empezaremos con la más habitual, UNOS HÁBITOS ALIMENTARIOS INCORRECTOS. Ésta es la causa externa que más influencia tiene en que tu cuerpo acumule más grasa de la que te gustaría, tanto en la mujer… como en el hombre.

Muchas dietas de pérdida de peso, producen el efecto contrario al deseado: se activa un mecanismo de defensa que comienza a acumular grasa de forma más eficiente, descendiendo con ello el metabolismo basal, provocando a su vez más aumento de grasa, que vuelve a ralentizar el metabolismo y así, la "pescadilla que se muerde la cola"

Debes romper con este ciclo. Sabemos que no es fácil, pero puedes conseguirlo. Además, si siempre sigues la misma estrategia para perder grasa y nunca consigues tu objetivo de forma definitiva... ¿te has planteado cambiar de estrategia?

Muchas mujeres nos preguntáis si los ANTICONCEPTIVOS ORALES que tomáis podrían influir. Y nuestra respuesta suele ser que por supuesto que pueden iniciar el aumento de peso en algunas mujeres, aunque, se supone, que este efecto está disminuido en los actuales preparados de dosis más bajas, no siempre es así. Recordemos que las hormonas juegan un papel importante y que en el cuerpo de la mujer no son estables durante todo el ciclo.

 

 

 

 

Hablando de las hormonas, vamos con una de las etapas de mayor "revolución Nuestra trainer, Vanessa Helguera, horas antes de dar a luz a su 1ª hija
hormonal", el EMBARAZO. El aumento de peso durante el embarazo y su efecto sobre la ganancia de peso posterior, si no se cuidan otros aspectos, lo más probable es que se produzca un sobrepeso por aumento de la grasa que podrá durar indefinidamente... Al margen de los problemas de salud que puedes desarrollar durante el embarazo (pre-eclampsia, diabetes gestacional, posible cesárea por bebé demasiado grande por diabetes gestacional, etc, etc) debidos a este exceso de grasa.

Para que te hagas una idea, el aumento total de peso en un embarazo normal debe estar entre 9 y 13 kg. Esta cifra recuerda que es orientativa puesto que se debe modificar según el peso de la madre al inicio de la gestación. Para las que tienen bajo peso al inicio esta cifra puede aumentar, mientras que para las que ya tienen sobrepeso, la ganancia estará mucho más limitada.

Siguiendo con esas "revoluciones hormonales", vamos ahora con la MENOPAUSIA. Después de ésta, se producen ganancias de peso y variaciones de la distribución de la grasa en el cuerpo femenino. El declive de los niveles circulantes de estrógeno y progesterona modifica la biología de los adipocitos, de forma que se incrementa la grasa de tu abdomen, mientras se reduce la dispuesta en la zona de los muslos. El depósito de grasa central o abdominal, es un determinante importante del riesgo cardiovascular. Motivo por el cual, es MUY recomendable la práctica de ejercicio físico en estas etapas. La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos no evita esta ganancia de peso.

A colación del comentario de la práctica de ejercicio físico, decir que LOS EJERCICIOS LOCALIZADOS NO ELIMINAN LA GRASA DE LA ZONA. Durante mucho tiempo se ha tenido (y aún se sigue teniendo, sorprendentemente) la falsa creencia de que existen ejercicios específicos para eliminar la grasa localizada en determinadas zonas. La realidad es bien distinta puesto que la grasa no se elimina por contracciones musculares de una zona concreta. Así que, debemos olvidarnos de los clásicos ejercicios abdominales para “eliminar la tripa”, o de interminables repeticiones de glúteos para reducir la grasa de la cadera. Es mucho más efectivo el trabajo cardiovascular (y no siempre el mismo tipo de entrenamiento cardiovascular. Las directrices en este campo también han evolucionado y han cambiado siendo mucho más efectivas otro tipo de estrategias en estos entrenamientos) y el control de la alimentación, que no la restricción de ésta.

Como no podemos olvidarnos de la etapa "REINA" del cambio hormonal... Debemos añadir un comentario para las jovencitas, EL EJERCICIO EN LA ADOLESCENCIA… PREVIENE EL CÁNCER DE MAMA. Llevar una vida activa y saludable en la adolescencia, repercute de forma significativa en la salud en la edad adulta. Estudios al respecto, aseguran que hacer ejercicio durante la adolescencia, permite reducir hasta un 30% el riesgo de desarrollar un cáncer de mama en el futuro.

Un ejercicio moderado y sistemático es suficiente para ir creando una defensa biológica preventiva frente a la aparición de esta patología años después. No es la 1ª vez que los investigadores en el campo de la Oncología, alaban las ventajas del ejercicio físico ni sus posibilidades para reducir la exposición a las hormonas femeninas (estrógenos). Se sabe que el estradiol o la progesterona pueden llegar a estimular el crecimiento y desarrollo de las células cancerosas, dando lugar a la formación de un tumor. Así que, en esta etapa de la vida, el ejercicio es realmente importante, ya que es cuando se están formando las células ductales de la mama, que producirán después la leche materna, y son las que con más frecuencia se tornan cancerosas. El entrenamiento moderado interfiere en la ovulación mensual de una adolescente, lo que equivale a una menor producción de estrógenos, cuya reducción tiene un efecto protector.

Y también para vosotras... Mucho cuidado con lo que vais/leéis en las RRSS. No todo es cierto y, en demasiadas ocasiones, es contraproducente para vuestro organismo en desarrollo.

Así que, a entrenar todo el mundo y a trabajar para una correcta alimentación. BUEN Y DEPORTIVO FIN DE SEMANA.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas