abdominales, adelgazar, perder grasa, perder peso -

ABDOMINALES: LEYENDAS Y PASIONES

Éste es un tema que os preocupa a muchos, puesto que los abdominales siempre han estado rodeados de millones de recomendaciones, trucos, mitos y leyendas que, junto con el exceso de información que tenemos hoy día (no vamos a entrar en el tema de si es información correcta o no) han generado terribles confusiones a la hora de elegir, y de realizar, los ejercicios adecuadamente.

Como ya te podrás imaginar, todas estas falsas verdades (o medio-verdades), se han ido transmitiendo como verdades de fe en una gran secta, pero... ninguna de ellas está basada en rigurosos fundamentos científicos.

El primer "gran pensamiento" que tenéis es que "hacer abdominales elimina tripa" y ahora yo te contesto que "nanais de la China" y que nosotros, en PLAN INTEGRAL, no trabajamos los clásicos ejercicios de abdominales (lo que no significa que no trabajemos CORE, especialmente de forma funcional). Esta "magnífica" creencia viene también, en parte, por los famosos anuncios del canal teletienda donde te sacan al "mega-cachas" y a la "modelito" de turno con el aparatito que se les haya ocurrido en esa ocasión para que hagas abdominales. Todo esto denota una terrible falta de criterio y de formación e información. 

La mitad que sí es cierta es que el trabajo de tus músculos abdominales producirá un aumento del tono muscular y una activación muscular que mejorará nuestra figura, pues entre otras cosas, la activación de la musculatura profunda del abdomen (transverso abdominal), puede llegar a reducir el diámetro de nuestra cintura por el mencionado aumento del tono muscular, lo que conlleva a una mejor postura y a una colocación y protección más eficaz de las vísceras, pero no eliminas la grasa corporal, aunque sí te verás mejor.

Como te decíamos, si tenemos esa capita de grasa acumulada encima de nuestros preciosos músculos abdominales, tendremos una mejor figura pero con la capita de grasa tapándolos. Las contracciones musculares de los abdominales (como en los famosos "crunchs") no eliminarán de forma significativa la grasa acumulada en esta zona. La grasa, se elimina con el cardio. Eso sí, esto ya sería otro post. 

Otra gran "maravilla" de la humanidad son los famosos plásticos o neoprenos a modo de faja, de pantalón e incluso de chandal que puedes ver incluso hoy día en establecimientos como Decathlon y otros (y en el famoso canal Teletienda donde te anuncian hasta "saunas portátiles"). ¿De verdad crees que con estos "chismes" vas a reducir la cintura? 

Imagino que ya te habrás dado cuenta que esto es... otra medio-verdad. Vamos a destriparte el porqué. La parte que Sí es cierta es que el volumen de la cintura se reduce casi inmediatamente, pero no te engañes, este casi milagro, se debe exclusivamente a la pérdida de agua que, irremediablemente, volverás a recuperar... tras beber. 

Debes recordar que la deshidratación se produce no sólo en el tejido subcutáneo y muscular, sino también en la disminución del plasma sanguíneo, lo que dificulta un riego adecuado y aumenta tu FC y, con ello, el riesgo de mareos, retracciones musculares, calambres, etc. Vamos, toda una "fiesta"!

En personas con sobrepeso y alteraciones cardiovasculares puede llegar a provocar insuficiencia cardiaca. Así que, no te lo tomes a la ligera.

Volviendo al tema de tus abdominales... No hace falta trabajarlos tanto como otros músculos, porque ya intervienen en muchos gestos y acciones musculares. Es decir que ya son sometidos en muchas ocasiones a un trabajo intenso de estabilización del tronco, tanto en tu entrenamiento diario, como en tu día a día.

Esas largas series de cientos de abdominales, además de no tener mucho sentido, provocan una temprana fatiga muscular, perdiendo con ello la estabilidad de la columna y aumentando el riesgo de lesión. Además, añade de premio la intervención de otros grupos musculares que no queremos implicar, como por ej. los flexores de la cadera, la musculatura del cuello, etc perdiendo todavía más eficacia en la consecución de tu objetivo...

Ya habrás deducido que no hace falta entrenarlos de forma específica a diario. Es más, casi no haría falta entrenarlos, puesto que existen multitud de ejercicios donde un gran esfuerzo le corresponde a los abdominales, pues realizan el mencionado trabajo estabilizador intenso de la columna. Si hacemos ejercicio, los lumbares se verán implicados casi de forma continua en natación, en carrera a pie, en una sesión de aerobic, CAMINANDO, etc. Nuestros abdominales siempre realizan un trabajo estabilizador y de transmisiones de fuerzas. Por tanto, debemos entrenarlos para que realicen esta función con eficacia y, la frecuencia de entrenamiento, dependerá del objetivo y nivel de cada uno, pero no deben entrenarse a diario. De ahí la diferenciación de trabajo de CORE.

Si acudes a un gimnasio, verás que muchas personas empiezan sus entrenamientos con ejercicios de abdominales a modo de calentamiento. ESTO, NO ES ADECUADO. Puesto que si los fatigamos al principio, dejaremos la columna desprovista de una correcta estabilización/protección (como, por ej, en el caso de la sentadilla, que dejaría desprovista de protección a la columna y... siento decirte que no, no se resuelve con el "cinturoncito" ya que en ese caso, además, es posible que la alteración/lesión aparezca en el coxis y... ¿has pensado como protegerlo?) con lo que, como te decíamos, nos quedaremos sin faja natural de protección en los ejercicios en los que necesitaremos proteger nuestra columna. Por otra parte, los ejercicios intensos con gestos comprometidos aplicados a las estructuras óseas o cartilaginosas de la columna, pueden acarrear lesiones sin una adecuada preparación. Esto se traduce en la posible aparición de discopatías lumbares y hernias en la carrera a pie.

Los que ya sois más "talluditos" os estaréis acordando de esos giros con palo que todos hemos hecho alguna vez, en el cole, al apuntarte a tu primer gimnasio... hace ya unos cuantos años, pero que parece ser que no "pasan de moda". Éste ha sido uno de los grandes ejercicios míticos y milagrosos, supuestamente para reducir cintura. La realidad es, que demás de no reducir cintura, pueden causar alteraciones en las estructuras vertebrales, en las caderas y también en las rodillas.

No te preocupes, que te lo vamos a explicar:

Al realizar el giro, el disco intervertebral sufre un cizallamiento. Las apófisis vertebrales chocan entre sí y junto con una falta de control postural en los giros, la cintura escapular arrastra a otras articulaciones como la cadera o las rodillas, causando alteraciones en la cápsula articular y ligamentos.

Tus oblicuos no realizas el trabajo, ya que los vectores de fuerza no inciden en su acción muscular, no encuentran una resistencia a su acción muscular. Así que, no es un ejercicio que nos ofrezca muchas ventajas si tenemos en cuenta sus inconvenientes.

Las únicas excepciones para la realización (adecuada) de este ejercicio es en aquellos deportes (como el judo, boxeo, etc) en los que el gesto deportivo se realiza con gestos de cintura.

 

¿Tienes más preguntas? No dudes en hacérnoslas llegar por el medio que prefieras. Y si quieres empezar a ver tus abs.. tienes 2 opciones:

Elegir uno de nuestros EBOOKS de la colección "Luce Abdominales" o Elegir uno de nuestros programas 🤣


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Etiquetas